No informar adecuadamente a los trabajadores de las cáramas de seguridad puede salir caro

Por Sara Rodríguez