La brecha salarial llega al IBEX 35

Por Fernando Arruga