El COVID19 podría llevarse por delante 25 millones empleos en el mundo, más que la crisis financiera de 2008

Por Alberto Fernández