K-anonimidad, ¿qué es?

Por Cristina Díaz